Saltar al contenido

El dios del desierto – Wilbur Smith

10 septiembre, 2018

Sinopsis: No hay paz para Taíta, el hombre que en las sombras debe decidir la suerte de Egipto. Fiel consejero del faraón, la misión de este médico, poeta e inventor es ser el mentor de las hijas de su amada reina Lostris: Tehuti y Bekatha, dos mujeres vírgenes y hermosas, apasionadas e inteligentes, parecidas a su madre. A esa misión, se le suman ahora asuntos más complejos, cuestiones que tienen que ver con el gobierno del país, especialmente con la amenaza de los hicos, un pueblo que ha invadido el delta del Nilo y que ha hecho que el faraón se refugie en el sur del territorio. Hábil estratega, Taíta sabe que sólo hay una solución para expulsar definitivamente a los hicos: contar con el apoyo del rey de Creta, el poderoso Minos. Moviendo sus piezas con suma maestría, Taíta otra allanar el camino para alcanzar una alianza con él. Pero toda alianza tiene un precio. Y el precio suele ser el más grande de los sacrificios. Taíta se embarca entonces en una aventura a través del desierto, en un viaje cuyo final puede cambiar el destino de su amado Egipto.

Mis impresiones: Es una buena novela de aventuras, con unos personajes polarizados: los buenos son muy buenos y los malos son muy malos. Se sabe que a los buenos, por muchos inconvenientes que puedan surgir, siempre les saldrán bien las cosas y se saldrán con la suya. Obviamente los malos reciben su merecido, aparte de que siempre están descritos de manera despectiva.

Me ha parecido que la historia tiene un final algo precipitado y que deja alguna situación en el aire. Taíta expone un plan para acabar definitivamente con la ocupación de los hicos pero, tras acabar el libro, no veo ni rastro de cómo acaba ese apartado. Por otro lado, el faraón desaparece del mapa una vez la caravana se pone en marcha, aunque, supuestamente, es parte importante del plan.

En general me ha gustado porque me ha mantenido pegado al libro durante los ratos que he podido leer pero me esperaba más Egipto y menos Babilonia y Creta.

Otro aspecto que no me ha gustado mucho (y esto no es cosa del autor) es la traducción. En la traducción hay numerosos errores gramaticales y ortográficos: géneros, números, letras que faltan. Creo que una editorial debería cuidar muchísimo más esos detalles.

Valoración: 6,5 / 10