Saltar al contenido

Encontrar el lugar

16 enero, 2018

Hoy os traigo de nuevo un relato corto. Esta vez se trata sobre encontrar el lugar que es de cada uno. Muchas veces nos centramos tanto en lo externo que olvidamos lo interno, nuestros propios deseos.

Encontrar el lugar

Encontrar el lugarDurante muchos años estuvo vagando por el mundo sin un objetivo, no tenía ni idea de cuál era su meta o su propósito en la vida. Solamente se dedicaba a ir de un sitio a otro haciendo lo que debía hacerse. No se planteaba si era lo mejor para él o si co esas acciones él seguía creciendo y aprendiendo. No. Él únicamente veía una tarea que hacer, un deber que cumplir, y lo hacía. Costase lo que costase, tuviese que sacrificar lo que tuviese que sacrificar; anteponía esas tareas, esos deberes a cualquier otra cosa. Incluso los anteponía a si mismo.

Pero un día una voz que él no sabe de donde viene empieza a susurrarle al oído. Es una voz que no ha escuchado nunca pero que se cuela en su cabeza con gran facilidad. Le empieza a contar cosas del mundo, situaciones dela vida, acciones que realiza la gente todos los días y él escucha en silencio. Paso tras paso, día tras días, sigue escuchando la voz y no tarda en acostumbrarse a su presencia. No le molesta, todo lo contrario. Esa voz le está haciendo ver el mundo de otra manera, cambiar su punto de vista y abrir los ojos a la realidad. No a la realidad que él cría ver todos los días sino a la verdadera realidad.

Y al abrir los ojos a esa realidad y ver lo que vio decidió que él prefería construirse otro mundo. Un mundo donde el silencio fuese el sonido dominante, donde ser solitario no significaba estar solo, donde él era lo primero aunque siguiese teniendo ganas e ilusión por ayudar a los demás.

¿Por qué no empezar a disfrutar de las cosas que a él realmente le gustaban y dejar de lado aquella otra vida?

Fue como ver una luz que le abrió la mente a una de las mejores decisiones de su vida. En ese momento encontró su sitio, tras mucho deambular, observar y sufrir, estaba en casa.

Su mente había encontrado su morada ideal.