Saltar al contenido

Mi gusto por la novela histórica

23 febrero, 2018

¡Feliz viernes a todos! Hoy os vengo a hablar sobre mi gusto (o quizá debería decir pasión) por la novela histórica. He leído libros de diferentes géneros y diferentes puntos de vista pero con el género que más me identifico y el que más me gusta leer es la novela histórica.

¿Por qué novela histórica?

La razón por la que este género me tiene tan enganchado es que satisface dos de mi más grandes aficiones en una sola: por una parte la lectura y por otra el conocimiento. Soy una persona a la que le gusta muchísimo el conocimiento, disfruto aprendiendo y teniendo cada vez más conocimientos.

Este tipo de novela, bien seleccionada y bien documentada, me permite pasar horas y horas leyendo a la vez que adquiriendo nuevos conocimientos sobre sucesos pasados y situaciones de las que se pueden sacar lecciones para el día a día. Para mi es muy importante que la novela tenga una base de certeza para que así me parezca más atractiva.

¿Qué ambientaciones para la novela histórica?

Básicamente me gustan las novelas históricas ambientadas en la civilizaciones o culturas antiguas. La civilización que más me atrae y por la que siento especial debilidad es el antiguo Egipto, de ahí que la mayoría de los libros que tengo en mi casa estén ambientados a orillas del Nilo, pero también me gustan las novelas ambientadas en la antigua Roma, Grecia, Mesopotamia, Asiria, Babilonia y, aunque algo menos, la cultura vikinga.

Desde siempre me ha gustado la historia y como de momento no se ha inventado la máquina del tiempo, leer ese tipo de novelas es lo único que me hace pensar e imaginar cómo serían todos aquellos lugares. También es una manera de, aparte de acercarme a esos lugares, acercarme a personas que me gustaría haber podido conocer en persona.

Quién no ha soñado con poder ver y hablar con los faraones (Narmer, Djoser, los Montuhotep, los Amenemhat, los Senusert, los Tutmosis, los Amenhotep, los ramésidas y tantos otros), con Aníbal, con Publio Cornelio Escipión, con Cayo Mario, con Aristóteles, Platón y otros filósofos, con Alejandro Magno, Julio César, Trajano, Saladino, sabios griegos, romanos y persas… La cantidad de personajes de la historia a los que se puede uno acercar es tan grande que eso es en si mismo un atractivo más para seguir leyendo novela histórica.

Por otra parte también es otra manera de conocer culturas diferentes, formas de pensar diferentes, costumbres diferentes. Es un camino para crecer y mejorar; aprender de cómo fueron nuestros antepasados, poner en práctica sus virtudes y mejorar lo que sea necesario. Todo ello es un aporte que me ayuda a pensar e incluso ser crítico con algunas cosas.

¿Qué no me gusta en la novela histórica?

Más que un problema de no gustar en la novela histórica sería más conveniente decir lo que no me gusta de que cataloguen ciertos novelas como históricas. Cuando veo una novela catalogada dentro de este género espero que respete las localizaciones, los nombres de los personajes, la cultura y el nivel de desarrollo de la misma.

Un fallo en esos apartados me saca totalmente de la historia y hace que ya no disfrute de la misma manera con la lectura de ese libro. Por ejemplo, mencionar caballos y carros en culturas que aún no los conocían, cambiar la etimología de los nombres de los personajes, no respetar los sucesos históricos, etc.

Si por un casual se dan esto aspectos prefiero que cataloguen esa obra como ficción histórica, como es mi caso. En mi novela El nacimiento de un rey parto de una evidencia histórica y de ahí me invento una historia. Es evidente que no se trata de una novela histórica con su rigor medido al milímetro y el gran trabajo de documentación previo. Yo he realizado trabajo de documentación pero para adecuarlo a mi historia.

Conclusión

Me encantan la novela histórica por todo lo que me aporta y los buenos momentos que me hace pasar. Cuando leo algo de este género el tiempo vuelva y no me acuerdo de comer o de dormir. Una buena novela histórica que me atrape es el mejor descubrimiento de cada día.

P.S.: Uno de mis proyectos futuros es escribir una novela histórica. Algún día os contaré más sobre ese proyecto.