Saltar al contenido

Mis Obras

El nacimiento de un rey || Cómpralo aquí
Tras la unificación de todo el Alto Egipto en un solo reino, el siguiente paso que tiene en mente el Rey Escorpión es unificar los dos grandes reinos de Egipto, pero la muerte aparece para llevárselo antes de poder ver cumplido su sueño.
Será su hijo, Narmer, quien tenga que hacerse cargo de tan magno proyecto. Para ello contará con la ayuda de su esposa, Neithhotep, inteligente y con visión de estado y con su amigo Hor, antiguo tutor de Neithhotep y consejero en la sombra de la pareja real.
Un hecho que cambio la historia: la unificación de Egipto, punto de inflexión hacia más de 3000 años de cultura faraónica.

El legado de Narmer || Cómpralo aquí
Hor-Aha, hijo y sucesor de Narmer, el unificador del Alto y el Bajo Egipto, ocupa el trono desde hace dos años aunque la tranquilidad no se ha conseguido del todo. Los libios intentan adentrarse en el Bajo Egipto mientras la vista del rey se centra en la región de Palestina y los importantes acuerdos que tiene en mente. Pero lo enemigos surgen tras los pasos del rey: un ambicioso comerciante de Gaza, un notable del Bajo Egipto que ansía la independencia y el poder… Y en medio de todo eso la pareja real formada por Hor-Aha y Benerib, gozando del inestimable apoyo y sabiduría de la reina madre Neithhotep.
¿Serán capaces los tres de encontrar las soluciones adecuadas a los problemas y hacer frente a las amenazas que se ciernen sobre el trono de Egipto?
¿Podrá tener la pareja real un heredero que continúe su labor, sus proyectos y su estirpe?

La regente || Cómpralo aquí
Meritneith ha estado gobernando en un segundo plano durante los dos últimos años debido a la enfermedad de su marido, el rey Djet. Cuando enviuda se encuentra con que su hijo no es más que un niño y que alguien tendrá que hacerse cargo del país y de la educación del príncipe.Decide dar un paso al frente y, con la ayuda de leales servidores de la corona, tratará de conservar el trono para su hijo al mismo tiempo que tendrá que velar por el país.Los dioses parecen bendecir la regencia de Meritneith, pero gobernar un país como Egipto no es fácil: la crecida puede no ser suficiente, los asiáticos a las puertas del país, los libios sembrando el terror con sus incursiones rápidas y mortales y los nubios, los enemigos acérrimos del sur, también son levantiscos.
Es el momento de Meritneith.

El ocaso de Amarna || Cómpralo aquí
Akhenaton ha muerto y la ciudad de Amarna se sume en la incertidumbre. Una inexperta Meritaton se sienta en el trono con Nefertiti, Ay y Horemheb alrededor.

El futuro de Amarna y de todos está en juego.