Saltar al contenido

Video de la conferencia ‘Narmer, el hombre detrás del mito y la unificación de Egipto’

18 mayo, 2018

Ahora que han pasado dos días desde la conferencia puedo escribir mis impresiones sin dejarme llevar por la exaltación del momento.

Antes de nada quiero decir que fue una experiencia increíble y que me gustó muchísimo.

Llegué con algunos nervios a la Biblioteca Foral y cuando estuve en la sala preparando todo el material vi la cantidad de sillas que había preparadas (50 personas era el aforo) y empecé a pensar si se llenaría o no. Poco a poco los minutos fueron pasando, comenzó a entrar gente a la sala de conferencias y para cuando ya estaba la mitad ocupada aún no había entrado ningún conocido mío. En ese momento fui consciente de que se podría llenar la sala y pensé: ‘como la familia y los conocidos no se den prisa en entrar se quedan sin sitio’. Y es que venían familiares, compañeros de entrenamiento, ex-compañeros de trabajo, etc.

Seguía llegando gente y como ya no había más sillas disponibles, tuvieron que ir a buscar más sillas, que también se ocuparon. es más, incluso hubo gente que tuvo que estar de pie porque ya no había más huecos.

Ver la sala completamente llena, que más de la mitad del aforo era desconocido y que parecía que la temática interesaba me satisfizo, me ilusionó y me creó una responsabilidad extra a partes iguales.

El organizador de las conferencias hizo una pequeña introducción y también valoró positivamente la gran afluencia. A partir de ahí, la sala fue mía.

Hubo algún momento que otro en el que la palabra que estaba buscando no quería venirme a la mente pero aún así fue una experiencia increíble. Ver que mientras estás hablando la gente está escuchando, que ves interés en sus rostros e incluso gente que está tomando notas continuamente.

En realidad no sé cuánto tiempo duró mi exposición, no sé si fueron 20, 30 o 40 minutos pero a mi el tiempo se me pasó volando.

Una vez que acabé comenzó el turno de preguntas. El organizador me comentó antes de empezar que no solía haber muchas, pero pareció que todos se reservaron sus preguntas para hacérmelas a mi. Hubo preguntas de todo tipo, desde las relacionadas con el contexto de la conferencia hasta las que se fueron más allá de la historia faraónica y preguntaron por el Egipto bajo el gobierno de los emperadores romanos.

Pero todos obtuvieron sus respuestas.

Después de finalizar también las preguntas estuve hablando con un par de personas muy amables y agradables. Uno era un señor de 74 años que llevaba desde el año 1991 estudiando egiptología y que me felicitó delante de todos en el turno de preguntas porque le gustó que personas jóvenes nos sigamos interesando por el antiguo Egipto, el mundo que a él la apasiona. Al hablar los dos congeniamos mucho y vimos que teníamos varios puntos en común.

Por otra lado también tuve contacto con un investigador independiente de la Universidad de Deusto que me dejó su contacto para futuros trabajos de investigación.

Al salir de la sala de conferencias me estaban esperando todos los míos. Todos me felicitaron por el gran trabajo realizado y me dijeron que les había gustado mucho, que se les hizo amena y que les resultó interesante. También me llegaron mucho mensajes de felicitaciones a través de diferentes medios, porque ya se había corrido la voz de cómo había salido todo. También me comentaron los conocidos después que, les sorprendió cómo fui capaz de responder a todas las preguntas que me hicieron. Ellos tenían la incertidumbre de saber si tendría respuesta para todo y, llevándose una grata sorpresa, vieron que respondí a todo sin esquivar ninguna pregunta.

Para mi ha sido una experiencia magnífica y muy gratificante. De hecho, estoy deseando repetir.

Por último, quiero agradecer su asistencia a todos los que se acercaron el miércoles a la conferencia, su apoyo, sus mensajes de ánimo antes de empezar y sus mensajes de felicitación al finalizar. También agradecer a la Biblioteca Foral de Bizkaia por la oportunidad de impartir una conferencia dentro de su programa cultural. Por último a toda es gente que no pudo ir por vivir fuera, estar estudiando o trabajando.

Gracias a todos por esta magnífica experiencia.

Eskerrik asko!!